EL DÍA QUE CONOCÍ A JAVIERA

Yo supe de la historia de Javiera en Julio del 2016, cuando un día, en un corte comercial del programa que hacíamos con mi amigo y compañero de trabajo – Rodrigo – en Latina TV, me mostró la foto de Javiera y me dijo: “Mira esta chica es amiga de mis amigos que vienen de Chile, está enferma con un cáncer y además está embarazada”. En ese momento él tampoco tenía más información que esa. Lo único que puedo decir, es que yo sentí algo especial, como una necesidad de querer ayudarla.

Ese mismo día en la noche, Rodrigo me dijo vente estamos en Tragaluz (un restaurante de Lima). Me acuerdo que me sentía medio descompuesta, pero igual fui, especialmente con la intención de darle un agua bendita que mi mamá me había traído de Tierra Santa.

Cuando llegué al restaurante, no sabía cómo hacer para darle el agua bendita. No la conocía y no era llegar y decirle: “Hola, ¿qué tal? Soy Gigi, ten esta agua…”. Esperé un tiempo y en un momento, ella solita empezó a contar su historia. Luego se paró para ir al baño junto con Cristian, su marido, y yo los seguí. Le dije a Cristian que tenía esta agua bendita para ella, pero que me sentía corta en dársela. Él me animó a hacerlo y me aseguró que ella era muy creyente e iba a estar feliz de recibirla.
Desde ese día me di cuenta de que Javiera tenía una fe muy grande. Recuerdo que, yo le prometí que su hijito iba a nacer sano, que seguro iba yo a Chile para el bautizo y que Cristián preparara la billetera para la celebración.

Un par de días más tarde, me acuerdo que fue un domingo, mi mamá me dio un aceite bendecido del pesebre, que también había traído de Tierra Santa. Pero éste no era un aceite que vendían, sino un aceite que ella misma lo conseguía, no sé bien cómo lo conseguía, pero ella se las arreglaba ya que es íntima amiga de los curas de la Iglesia de la Natividad en Belén. La cosa es que ese Domingo yo los alcancé en un restaurante. En un momento yo la miré, y con señas le dije vamos al baño, parecía que íbamos hacer un pase ilegal. Bueno tenían que ver la escena, yo, casi una extraña para ella, acompañándola al baño. Le expliqué de qué se trataba y ella inmediatamente se quitó la blusa para que pudiera ver y sentir dónde tenía el tumor. Yo agarro vuelo y voy frotándole el algodón en su chichi donde tenía el bulto, y rezando las dos en voz alta para que se desaparezca el cáncer. ¿Se pueden llegar a imaginar la escena para cualquier persona que entre al baño y nos vea así?  

Yo veía con tanta fe a Javiera, que ambas estábamos convencidas de que ella le iba dar la batalla al cáncer, que no iba ser fácil vencerla porque tenía mucha, pero mucha fe y muchas ganas de vivir; sobre todo por el bebé que estaba esperando, y que ella decidió tener a pesar de todo.

Es importante contarles que ella decidió venir a Lima para tratar su tema de una forma natural además de lo convencional. Por mucho tiempo siguió las recomendaciones del Doctor Sacha Barrio en Avantari, y gracias a Javiera yo me involucré un poco más con la medicina natural. Cada cierto tiempo coordinaba con Javiera para mandarle sus medicinas a Chile, y entre otras cosas la que más me llamaba la atención, era la pasta de cúrcuma que ella tomaba para tratarse.
Todo lo que hacía Javiera, lo hacía con mucha fe, con la convicción de que le iba a funcionar, y creo yo que esa fue la clave para que, a pesar de tener un diagnóstico de cáncer en etapa 4, poder dar a luz a Pedrito Milagros y vivir muchos años más de lo que cualquier doctor se hubiese imaginado. Tanto es así, que cada vez que ella tenía un chequeo médico, yo le decía que ya lo suyo era para laboratorio para investigación, tú debes de tener el WhatsApp de Diosito”.

Para mí, Javiera es un gran ejemplo de fe y de fortaleza. Nunca voy a olvidar la manera en que la conocí y el profundo impacto que generó en mí desde ese día. Hoy, más que antes, estoy segura de que, con fe y convicción, somos capaces de todo lo que nos propongamos. 

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

9 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Rocío Macarena Art
Rocío Macarena Art
1 month ago

Qué historia tan particular, y que lindo lo último que dices.Somos capaces de todo lo que nos propongamos con Fé y convicción, totalmente de acuerdo, nuestra mente no tiene límites.
Toda mi admiración para Javiera, siempre <3

Gloria Fernandez
Gloria Fernandez
1 month ago

Que lindo. Tambien tuvimos el wathsapp de Diocito en el cancer de Pablito Mussiett😪

CARMEN
CARMEN
1 month ago

Saber que el Dr. Sacha Barrios atendió a Javiera me da mucha alegría lo conozco hace muchos años y es lo mas serio que hay en medicina Natural en el Perú.

Cristián Arriagada
Admin
Cristián Arriagada
1 month ago
Reply to  CARMEN

Gracias Carmen por tu comentario. Si tienes más información o datos para compartir relacionados con el Dr Sacha Barrios y Avantari sería excelente que los compartieras con nosotros. Escríbenos a contacto@liveat.cl

Vilma
Vilma
1 month ago

Javiera nos lleno de amor a todos

Pabla
Pabla
1 month ago

nos mostró que gente de tv son creyentes y su vida no es superficial como se muestra su testimonio y amor a la Virgen me impacto esa fe es capaz de mover montañas…

Consuelo
Consuelo
1 month ago
Reply to  Pabla

El día que nació Pedrito, estaba en la clínica viistando a una amiga que tb había tenido guagua. Sabía que Dios y su fe le iban a dar vida a Javiera, para disfrutar lo que más pudiera a su hijo. Lamentablemente el tiempo siempre se hace poco. Me hubiera encantado conocerla, irradiaba mucha luz. Un abrazo a Cristián y Pedrito.

Veronica Miranda
Veronica Miranda
1 month ago

Hermoso mensaje, Dios nos entrega todo lo que necesitamos… a Javiera le dió el tiempo para disfrutar de su hijo y la linda familia que logró formar…

Equipo Liveat
Equipo Liveat
23 days ago

Gracias por todos los comentarios que nos dejan. Nos seguimos leyendo 🧡