LA MEDICINA INTEGRATIVA COMO OPORTUNIDAD PARA HACERNOS RESPONSABLES DE NUESTRA SALUD Y SANAR DE RAÍZ

Si bien la medicina alopática, tradicional, occidental, esa que se estudia en la Universidad, llama medicinas «complementarias» o «alternativas» a las medicinas tradicionales y ancestrales como son: La Medicina Tradicional China, el Ayurveda, la Homeopatía, la Fitoterapia, etcétera. Si haces consciente el Ser Holístico que eres: Cuerpo/Mente-Emociones/Espíritu-Alma, puedes darte cuenta que las medicinas, mal llamadas “alternativas”, son en realidad aquellas ancestrales que se han venido practicando por millones de años y que nada tienen de base científica en su capacidad de comprensión de nuestra existencia, de nuestra salud y enfermedad.

La medicina integrativa, tal como dice su nombre, integra las medicinas tradicionales, llamadas alternativas o complementarias con la medicina alopática. E Integra todas las manifestaciones de nuestro ser (físico, emocional y espiritual), en el foco que pone al evaluar la salud y la enfermedad. Confía en la capacidad de sanación y restauración de nuestro cuerpo físico, confía en la oportunidad de crecimiento y aprendizaje que cada emoción y pensamiento nos entrega, y confía en una energía superior universal, abundante, que se manifiesta en cada uno de nosotros.

Cuando te observas en la enfermedad desde esta nueva perspectiva, puedes ahondar en la raíz de lo que te aqueja, puedes encontrar respuestas en tus sensaciones, emociones y pensamientos. Haciendo consciente tus necesidades: Qué darte, de qué prescindir; puedes encontrar el camino que te llevará a esa salud física, emocional, mental y espiritual tan anhelada.

Dejando de buscar afuera las respuestas, haciéndote consciente de la capacidad que tienes de crear tus propias vivencias, dejando de entregarle a otros la responsabilidad de tu vida, salud y bienestar, y conociéndote profundamente, aunque duela, lograrás habitarte y tener esa calma que la certeza de vivir una vida con sentido, desde tu verdad, puede darte. Y es ahí, cuando el camino de la sanación comienza.

¿Estás dispuesta a dejar de ser paciente y hacerte responsable de tu propia salud?

¿Estás dispuesta a conocerte?

¿Estás dispuesta a sanar de verdad?

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments