ONCOLOGIA INTEGRATIVA: ¿QUÉ ES? ¿SI TENGO CÁNCER CÓMO PUEDE BENEFICIARME? ¿PUEDE PREVENIRSE EL CÁNCER? PARTE 2

Por Dr. Kenneth R. Fernández-Taylor.

“Necesitamos unir a todas las personas de buena voluntad para difundir el conocimiento que el ser humano es lo más maravilloso de la naturaleza. No existe ninguna función biológica que escape a la influencia del pensamiento.” – Albert Einstein


Desde la perspectiva del modelo más amplio de la Medicina Integrativa, la persona, en sí misma, juega un papel fundamental en la sanación y recuperación. Aunque la cirugía, la radiación y la quimioterapia pueden seguir desempeñando un papel muy importante en el tratamiento del cáncer, desde esta perspectiva, es la persona (mente, cuerpo, espíritu, ambiente), el centro de la atención.

Los 4 Pilares de la salud

En la primera parte de este artículo desarrollé le concepto y definición de la Medicina y Oncología integrativa, las causas generales del cáncer en el mundo y abordé el factor fisiológico y terapéutico principal para la salud, el amor, que va de la mano de la elevación del nivel de conciencia.

Luego analizamos otros factores importantes para el proceso de salud-enfermedad como lo son el efecto placebo y el poder de la mente para efectuar transformación en el cuerpo y en nuestra realidad, así como el tener la capacidad de crear relaciones humanas sanas y fuertes con la comunidad de personas que nos rodean. Hablamos también acerca del estatus socioeconómico y cómo influye para crear estrés físico y emocional, y de diversas causas que contribuyen a crear estrés oxidativo desmedido en las células como elemento clave de la cascada de eventos que llevarían a la generación de un cáncer en nuestro cuerpo, sin olvidarnos que el enfoque debe ser siempre el amor y el poder disfrutar más de la vida, alejándonos de lo aburrido y tedioso que puede ser estar pensando todo el tiempo en reducir factores de riesgo porque tenemos miedo a morir.

La clave está en cambiar nuestro enfoque de reducir nuestros factores de riesgo, que es aburrido y genera miedo a morir, a disfrutar más la vida.

En esta segunda parte del artículo quiero comenzar enfatizando que el enfoque en este nuevo modelo de la atención médica son las personas. Hablamos más de una medicina basada en el amor y elevación de la conciencia que, de una medicina basada en ciencia y estadísticas estériles. “Mientras haya vida hay esperanza”, debe de ser nuestro axioma.

Según Lee Hood, alto exponente de la biología de sistemas, debido a que la medicina moderna no está dando buenos resultados, la medicina como la conocemos dejará de existir en pocos años.

¿Por qué será que 70% de las enfermedades son de origen desconocido y que la medicina moderna falla totalmente en la prevención cuando hoy se sabe que el mejor tratamiento para el cáncer es la prevención del cáncer?

Para responder a estas interrogantes tenemos los 4 pilares de la salud, los cuales compartiré con ustedes en forma de cuaderno de apuntes. Bien dicen que, “Una onza de prevención vale más que una libra de curación”.

  1. Espíritu: Cultivar el amor. Aprender a estar conscientes, a morar en el silencio y quietud con nosotros mismos, lo que llaman los 20 minutos de oro de la meditación. Aprender a expandir nuestro nivel de conciencia. Con una sola sesión se logra hacer cambios en el ADN. Cultivar la paz en nuestro corazón. Generar coherencia cardíaca sería el término científico. Soñar. Los sueños que tengamos son extremadamente importantes. Tienen que ver con nuestro propósito de vida o ikigai de los japoneses, sin el cual no merece la pena vivir. Cuando el médico une su deseo con el de su paciente, el milagro sucede. Aprender a perdonar.

Trabajar en el campo energético sutil. Para este propósito está la medicina energética. En lo personal utilizo la hipnosis y tecnología alemana que genera frecuencias energéticas para la salud, específicamente la Bio-resonancia de Paul Schmidt. Aquí hay algunos casos de pacientes que han sido beneficiados con esta tecnología en Chile:

2. Mente: Aprender a estar en paz. Nunca perder la esperanza, “mientras haya vida hay esperanza.” Estar conscientes de nuestras emociones. Aprender a controlarlas y a ser resilentes. Pensar positivo. Volar con la imaginación. No se trata solo de aplicar el optimismo y la psicología positiva, sino de enfrentar y resolver conflictos internos que posiblemente acarreamos desde la infancia. El médico debe realizar una historia de antecedentes personales no solo de enfermedades anteriores, sino de heridas emocionales. Vale la pena estudiar la teoría del Dr. Hamer que establece que traumas son el origen del cáncer. Estos traumas o conflictos emocionales no resueltos, o que la persona ha guardado para sí misma crean lo que se conoce como campos interferentes que actúan bloqueando el flujo energético vital, promoviendo el depósito de toxinas y la infección de microbios patogénicos en las zonas de bloqueo de la energía.

Un principio importante: No puede una persona desintoxicar su cuerpo si no se ha liberado primero del bloqueo de la energía atrapada por conflictos emocionales reprimidos.

Dormir bien y crear un ciclo sano de vigilia y sueño que promueve un equilibrio hormonal y del sistema nervioso. Al menos 7-8 horas cada noche. No hay mejor forma para contrarrestar el efecto del estrés y la inflamación que dormir bien.

La percepción lo es todo: Especialmente la percepción que tenemos de nuestros estresores. Si aprendemos a ser más resilentes y manejamos mejor nuestro estrés, incrementamos la longitud de los telómeros en nuestros cromosomas, que determinan la longitud de nuestra vida.

Aprender a cambiar nuestro enfoque de reducir nuestros factores de riesgo, que es aburrido y genera miedo a morir, a disfrutar más la vida. No es el estrés en sí lo que afecta a la persona, sino la percepción de falta de control sobre su padecimiento. Los linfocitos T y B son especialmente sensibles a sentimientos de impotencia o discriminación.

Conocer acerca de la personalidad tipo C: Personas que callan. Posiblemente no aceptadas en la infancia, se sienten vulnerables y débiles, se comportan según otros esperan de ellos, evitan conflictos, aplazan sus propias necesidades y aspiraciones, dedican su vida a un solo aspecto, viven conflictos en soledad. Creencias equivocadas. Se incentiva a la persona a hacer ciertos cambios que podrían ayudar a prevenir un cáncer por el simple hecho de no guardarse situaciones de trauma o conflicto emocional que no han tenido resolución. Librar la mente de todo sentimiento de culpa.

3. Cuerpo: Tiene que ver con lo que digo, lo que hago, lo que como. Pero no solo se trata de lo que comemos o no comemos, sino de estar conscientes de lo que estamos comiendo y cómo lo estamos comiendo. Por ejemplo, hay que saber que el azúcar y los carbohidratos refinados juegan un papel clave en la génesis del cáncer, en parte por la resistencia a la insulina y la inflamación que causa su ingesta. Una rebanada de pan blanco equivale a dos cucharadas de azúcar. El azúcar que viene camuflada en tantos alimentos en forma de “high fructose corn sirope” o jarabe de maíz con alto contenido de fructuosa.  

Aprender acerca de la disbiosis y la importancia de un microbioma sano. Conocer acerca de “súper alimentos”, como por ejemplo la cebolla que contiene selenio, quercetina y organosulfurados que promueven la proliferación de agentes anti infecciosos como las células asesinas naturales del sistema inmunológico, lo cual le confiere a este súper alimento un efecto antibacterial, antiviral y antifungico sorprendente. Crear el hábito de tomar té verde. “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento” dijo Hipócrates. Conocer la dieta Budewig y los elementos de las dietas tradicionales mediterráneas y de Okinawa, que según estudios contienen muchos elementos que estimulan la formación del factor Nrf2 como una bala mágica para la promoción de la salud (Martin L. Pall y Stephen Levine, 2015). Procurar comer al menos 5 súper alimentos cada día. Una guía que he recomendado mucho a mis pacientes es el libro de la Fundación Weston A. Price:

Sano de por vida:  https://www.westonaprice.org/healthy-4-life-spanish-translation/

Puedo citar otras referencias importantes como el libro El Cáncer y la Nutrición del oncólogo orientado a la nutrición, el Dr. Charles B. Simone MD, o Ganándole al cáncer con nutrición del Dr. Patrick Quillin PhD. Según los doctores, Richard Béliveau y Denis Gingras, los alimentos pueden prevenir, contrarrestar e invertir procesos de cáncer. Han publicado una serie de libros acerca de “los alimentos contra el cáncer”. Uno de los factores principales en la cascada de inflamación, el factor de transcripción nuclear kappa B (NF-κB), es inhibido por todos los anticancerígenos naturales y sin efectos adversos. Ejemplo, el resveratrol que se encuentra en una copa de vino tinto. Recomiendo tomar una todos los días. Muy pocos oncólogos consideran que la nutrición es importante. Es una pena.

Tomar sol para producción de vitamina D.

Recomiendo ver el documental World without cáncer, la historia de la vitamina B17 por G. Edward Griffin: https://www.youtube.com/watch?v=tPADSv3XAv0

Asistir a sesiones de masaje. Practicar periódicamente el ayuno terapéutico, comiendo únicamente durante 10 de las 24 horas del dia. Conocer otros factores que causan inflamación y su consecuencia para el cuerpo. La inflamación es indicador de acidosis latente en los tejidos. Acidosis que conlleva a falta de oxígeno en los tejidos (hipoxia) que a su vez promueve la formación de tumores (carcinogénesis), según la teoría del Dr. Otto Warburg, Premio Nobel de Fisiología y Medicina, 1932. Incluso, un tumor puede mantenerse en fase latente si se mantiene el equilibrio interno (homeostasis) en el terreno biológico, impidiendo así su crecimiento y progresión.

Oxigenar nuestros tejidos disminuye la inflamación, la acidosis y la hipoxia tisular. Podemos conseguirlo a través de una buena hidratación, respiración consciente, ejercicio (al menos 30 minutos al dia).

La mejor hidratación: Hidratarnos a través de comer muchos vegetales que tienen 80% de agua. El agua normal es H2O, el agua de las plantas ha sido convertida a H3O2 lo cual es muy diferente. La eficiencia en hidratación es mucho mayor, se requiere menor cantidad de líquido para hidratar.

Un oxigenador sorprendente que recomiendo investigar es el Dióxido de cloro o MMS.

Practicar ejercicios energéticos como el QiGong y hacer polo a tierra (grounding) como una medida anti-inflamación, anti-cáncer.

Informarse acerca de los riesgos de las endodoncias, un altísimo porcentaje de los pacientes con cáncer terminal previamente fueron sometidos a este procedimiento dental.

Conocer y suplementar nutrientes esenciales como por ejemplo la Vitamina C que tiene un tremendo efecto antiviral y estimulante del sistema inmunológico. Somos los únicos mamíferos que no la producimos internamente.

Conocer acerca de factores tóxicos en los alimentos como las exitotoxinas para el cerebro. Algunos ejemplos: Esplenda, aspartame; las bebidas dietéticas incrementan el apetito, estimulan la ganancia de peso; y el glutamato monosódico, también escondido en muchos alimentos y que genera adicción a los alimentos que lo contienen, muy utilizado por la industria alimentaria. Conocer acerca del potencial cancerígeno del pesticida Glifosato, que es un quelante del magnesio y la importancia de ingerir idealmente solo alimentos orgánicos. Evitar alimentos genéticamente modificados (GMOs por sus siglás en Inglés). Algunos de los principales granos que son genéticamente modificados: Maíz, soya, canola, remolacha, algodón, alfalfa, trigo.

Informarse acerca las vacunas como un factor de riesgo para el cáncer y otras enfermedades. Para este propósito recomiendo este sitio: https://cienciaysaludnatural.com/

Evitar el consume excesivo del alcohol y el Tabaco.

4. Ambiente: Informarnos acerca de las influencias geopáticas en nuestro lugar de vivienda y trabajo. Estudiar acerca del Síndrome del edificio enfermo y de lo que significa vivir en una casa sana. http://www.mariano-bueno.com/ “Dime dónde vives y te diré de qué padeces”, dijo Hipócrates de Cos, padre de la Medicina.

Estar conscientes de los efectos devastadores para la salud de los campos electromagnéticos y el 5G. Recientemente fue publicado un artículo acerca de los efectos adversos para la salud de las redes 5G: https://www.emfacts.com/2020/08/new-paper-adverse-health-effects-of-5g-mobile-networking-technology-under-real-life-conditions/

Otra referencia que recomiendo es el libro, Dirty Electricity: Electrification and the diseases of civilization (2010), que elabora el tema acerca de cómo la electrificación está asociada al incremento de cáncer, la enfermedad cardiovascular, la diabetes y el suicidio.

En este link hay muchos videos informativos al respecto:

En conclusión, cuando se trabaja bajo la amplia perspectiva de la medicina integrativa, si bien nos centramos en la persona de forma integral en vez de enfocarnos únicamente en matar a las células cancerígenas, hemos visto que existen muchos factores internos y externos, en los que con la guía adecuada podemos incidir grandemente. Lo anterior empodera tanto a médicos como a pacientes. El cáncer si puede prevenirse, contrarrestarse y revertirse en muchos casos si utilizamos todos los elementos necesarios. Con amor, empoderamiento y con la guía adecuada podemos mejorar nuestra calidad de vida, ayudar a prevenir recurrencias e incrementar nuestro tiempo de sobrevida, en el caso que ya tengamos un cáncer en estado avanzado. ¡Carpe diem!

5 3 votes
Article Rating

Deja un comentario

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ximena Roco
Ximena Roco
3 months ago

Gracias es poco, you’re the best!

Dsysi Rivera
Dsysi Rivera
2 months ago

Buen articulo, tenemos mucho que aprender!!! Gracias por escribir de una manera clara y con tanta sabiduria.