EL PODER DE LA MENTE PARA EL BIENESTAR INTEGRAL

Muchas veces escuchamos que cuando nos enfermamos físicamente, tiene que ver con algún malestar emocional que estamos viviendo.  No me cabe duda que, toda enfermedad tiene una causa multifactorial y desde ahí, es importante darnos cuenta que los conflictos emocionales son un factor muy relevante a considerar y, además, un factor en el cual cada uno puede intervenir y mejorar, tanto para prevenir como para curar.

Hay mucha evidencia científica que demuestra que el cuerpo es una unidad donde mente y organismo están interconectados. La evidencia habla de que los sistemas nervioso central, endocrino e inmunitario, conforman un solo sistema cuya función es mantener el equilibrio orgánico, regulando la capacidad de defensa y adaptación del individuo a su medio externo e interno. Todos los sistemas del ser humano están interconectados en la relación salud-enfermedad. Es así como entendemos que la mente y nuestras emociones pueden influir en desarrollar una enfermedad o llevarnos a un bienestar integral.

Las emociones generan algo que podríamos entender como “energía interna”, y todos sabemos que, la energía necesita ser liberada de una u otra forma. Cuando estamos angustiados, por ejemplo, se nos aprieta la guata, sentimos una sensación de ahogo, taquicardia, andamos nerviosos y sensibles a cualquier estímulo, entre otros síntomas. Esas son formas en las que la emoción de miedo y ansiedad detrás de la angustia, se manifiestan y liberan esta energía psíquica.

Cuando estamos sintiendo muchas emociones negativas, por ejemplo, cuando estamos en una situación muy estresante o vivimos alguna experiencia traumática y no tenemos la capacidad de expresar lo que estamos sintiendo, ya sea porque no sabemos reconocer nuestras emociones o porque preferimos aguantarnos estoicamente o negar lo que estamos sintiendo y reprimirlo, nos vamos llenando internamente de esta energía negativa que no está pudiendo ser liberada por medio de la expresión emocional. Esta energía, al necesitar ser liberada, busca otros medios para salir, como es el cuerpo o la conducta. Es así como, nuestra mente nos puede llevar a desarrollar diversas enfermedades, alergias y dolores físicos.

Del mismo modo, cuando cultivamos emociones positivas y nos preocupamos de nuestro bienestar mental, podemos ver cómo todo nuestro organismo funciona mejor, andamos con más energía, dormimos mejor, enfrentamos las cosas de forma más tranquila y positiva.

Por lo tanto, si sabemos que nuestro bienestar emocional influye directamente sobre nuestra salud física, ¿no creen que vale la pena trabajar en la expresión de las emociones y en la salud mental para generar un bienestar integral?

Algunas formas de hacernos cargo de nuestro bienestar emocional son el cultivar relaciones sanas, hacer cosas que nos hagan disfrutar, darnos tiempos de ocio, hacer ejercicio, escuchar nuestras emociones, meditar y aprender a expresarnos. Si en algún momento sientes que las emociones negativas te están atrapando, te recomiendo pedir ayuda psicológica o buscar apoyo en tus redes de confianza.

5 2 votes
Article Rating

Deja un comentario

1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Maria Aravena ojeda
Maria Aravena ojeda
3 months ago

Buenisimo, gracias x compartir este libro, es de gran ayuda, más en este tiempo de encierros, mil gracias!!! Es muy interesante he instructivo 🥰👏👏🙌❤❤❤❤❤❤❤❤❤