MORE STRONGER

Soy Marlyn Díaz, tengo 34 años y una hermosa hija de 10 años. Estoy luchando con esta enfermedad, un Cáncer Cerviuterino, del que en junio del 2018 fui operada y diagnosticada con esta enfermedad de 1B1. Me hicieron la cirugía de histerectomía radical, conservando los ovarios. En el comité de médicos, con el resultado de la biopsia de la cirugía, me indicaron radiación con quimioterapia y fui trasladada de La Serena a Valparaíso para recibir la radiación, donde en ese centro, solo me indicaron las radioterapias. Recibí 28 radiaciones y salí el 5 de enero del 2019.

En marzo de este año empecé con unos dolores muy fuertes en mi pierna derecha y me decían que era un linfedema producto de la radiación. El oncólogo me derivó por el dolor, pero éstos eran cada vez más fuertes.

Fui donde mi ginecólogo personal y él me envío urgente donde el oncólogo, me hicieron otra biopsia y había vuelto el cáncer. Entonces, según la información recibida, no se podía realizar una cirugía y el tratamiento a seguir eran quimioterapias sin posibilidades que sirvieran.

Yo vivía en La Serena y me vine a Santiago a buscar ayuda. Di con el centro de Cáncer de la Universidad Católica. Ahí participé en un estudio clínico que era quimioterapia con inmunoterapia. Empecé en agosto, pero cuando terminé los seis ciclos de quimio (las terminé en enero), me empezaron otra vez los malestares y tuve una cirugía de urgencia, una ostomía por una obstrucción intestinal y me sacaron del estudio.

Luego fui al Instituto del Cáncer, en donde estaba inscrita, y me enviaron a la casa a esperar, porque no tiene tratamiento o no había nada que hacer. Después el Centro del Cáncer me ofreció unas quimios, pero son de muy alto costo. También tengo pendiente una cirugía del seno derecho por unas calcificaciones sospechosas.

Quiero compartir mi historia porque no pierdo la fe y sigo luchando para poder recibir ayuda y mejorar mi salud, ya que tengo una hija pequeña y soy madre soltera. En estos momentos no puedo trabajar y nos ha tocado difícil. Yo llevo 7 años en este hermoso país y estamos felices de estar aquí, solo le pido a mi Dios que me regale más vida para poder contarla y ayudar a mucha gente que pasa por este proceso.


La vida es bella y nos pone pruebas duras, pero tenemos que ser fuertes y confiar en la voluntad de Dios. Mi mensaje a destacar es que el amor es lo más importante.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Rachel
Rachel
3 months ago

Si en los momentos difíciles el amor todo lo puede y todo lo cura . La fe es lo más importante para saber sobrellevar este momento no pierda la fe.

Loreto
Loreto
3 months ago

Quisiera poder escribir las palabras adecuadas para que sientas que aún en los peores momentos, la Virgen te toma de la mano …. ten fe….un abrazo.