GUÍA PARA LA ELECCIÓN DE TUS PROBIÓTICOS

El conocimiento de los beneficios de mantener una buena flora intestinal se hace cada día más popular, lo mismo con el consumo de probióticos, pero no se trata de comprar al azar ya que existe especificidad entre las cepas de bacterias y las enfermedades. En esta guía te orientamos para que te empoderes en la compra del suplemento que necesitas y te entregamos una revisión de los que la literatura científica más apoya en algunos cánceres.

¿Qué son y para qué sirven los probióticos?

Se definen como microorganismos vivos que confieren un beneficio para la salud cuando son consumidos en cantidades adecuadas (definición del año 1974, adoptada por la FAO el año 2002).

Existen fuentes naturales tales como alimentos fermentados: Chucrut, pickles, kefir, kimchi y los suplementos que son composiciones que el mercado nos ofrece.

Seguridad/Riesgos

Los probioticos son sustancias muy seguras, pero debería indicarse muy estudiadamente en niños pequeños, personas con bajo peso, pacientes con problemas de inmunidad o en personas en condiciones grave en tratatamiento en una UCI.

Eligiendo el probiótico adecuado

En el mercado cada día aumenta la oferta de estos productos, lo que puede resultar agobiante a la hora de decidir. Es recomendable elegir productos que sean orgánicos, libres de soya y libres de gluten y, hay que revisar si el producto elegido necesita o no mantenerse refrigerado para mantener las cepas vivas. Las cápsulas o píldoras de liberación retardada son aconsejables ya que evita que sean afectadas por los jugos gástricos.

Es preferible un producto que tenga varias cepas distintas y que tenga una mayor concentracion de población bacteriana:  Mayor a 20  billones de  UFC (Unidades Formadoras de Colonias) en adultos y 5 a 10 billones en niños, ideal si tiene fibras asociadas (sinbioticos) pero no otras sustancias o excipientes. En cuanto al tipo de bacteria a elegir, es importante comenzar por definir si el objetivo es mejorar la salud intestinal en general o si se está buscando un efecto más específico colaborando con alguna patología ya que se reconoce que existe especificidad: Cada una de ellas tiene diferente forma de influir en nuestro metabolismo.

La influencia de los probióticos es un tema que aún está en los inicios de nuestro conocimiento por lo que no existen guías claras y definidas sobre cuál preferir todavía. A continuación, te entregamos orientaciones para que puedas buscar las asociaciones según el tipo de cáncer que deseas apoyar o prevenir (recordar que los estudios actuales no nos permiten, por ahora, mejorar enfermedades con la sola utilización de ellos).

El cáncer es una de las enfermedades en que más estudios se están desarrollando en el uso de probióticos y están orientados a usarlos en prevención, a usarlos como ayudante de otros tratamientos (inmunoterapia) o a usarlos para disminuir la complicación de quimioterapia, cirugías, radioterapia, etcétera. Vamos a revisar aquellos en los que más relevancia presentan:

  • Cáncer de colón es por lejos el más relacionado a un supuesto efecto positivo de las bacterias “normales” y a cómo una alteración de la flora intestinal puede activar la aparición de cáncer, ya sea porque las bacterias patógenas desencadenan inflamación crónica o porque produce la activación de genes cancerosos. Una buena microbiota mantiene un pH ácido que elimina bacterias “malas” y sus deshechos (básicamente enzimas que causan daño celular y que se han relacionado al origen del cáncer) así como permite un metabolismo adecuado. Serían beneficiosas: L. casei Shirota, L. plantarum, L. acidophilus, L. rhamnosus, todos las Bifidobacterias (longum especialmente), Streptoccocus thermophilus.
  • En cáncer de mama: Múltiples estudios en ratones han demostrado una disminución en el crecimiento tumoral secundario al uso de L reuteri, L casei. Otros estudios, también en animales, reveló que L. helveticus yL. plantarum ayudan en su trabajo a las células de nuestro sistema inmune que se encargan de identificar y destruir las células tumorales.
  • En melanoma, los estudios se han desarrollado principalmente en la contribución que la flora bacteriana tiene en el resultado de los pacientes sometidos a inmunoterapia, muestran tan buen resultado que se está comenzando a recomendar el transplante fecal en esos pacientes. Las cepas más relacionadas en este caso son los Ruminococcus y los Bifidobacterium (especialmente el longum, brevis y adolescentis). En contraparte, una abundancia de Bacteroides en el intestino estaría asociada a enfermedad más agresiva.
5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Constanza
Constanza
1 month ago

Gracias por aclarar dudas respecto a este tema! Un abrazo 🤗