TENGO CÁNCER DE MAMA, ¿VÍCTIMA O PROTAGONISTA?

No se me va a olvidar nunca el momento en que estaba con la Javiera (Suárez) haciendo café en la cocina después de juntarnos a almorzar con todos mis hermanos para celebrar el día de la madre, justo unas semanas después que se enterara que estaba esperando a Pedrito. Se me acerca y me dice despacio en la oreja: “Me sentí algo raro en la pechuga y tengo miedo que sea cáncer”. Obviamente mi primera reacción fue abrazarla y decirle que estuviera tranquila, que probablemente era algo relacionado con el embarazo y los cambios físicos que implica … sin embargo la duda estaba y al día siguiente le darían la primera mala noticia de tantas otras que recibiría más adelante y que ya muchos de ustedes conocen…

Creo que para nadie no sería una sorpresa que le den un diagnóstico de cáncer de mama. Por mucho que alrededor de un cuarto de las mujeres que se lo diagnostican tiene antecedentes familiares, nunca nos esperamos que nos pase a nosotras. Recibir una noticia así es completamente desolador; nadie está preparado para ese momento. El miedo a la muerte, a la palabra “cáncer” (que es terrorífica), a no saber qué vendrá después del diagnóstico, tratamiento, entre tantas otras fantasías que deben correr por la cabeza de esa mujer en un fragmento de segundo.

Sin embargo, cuando pasa ese momento de sorpresa, shock, incredulidad, para así pasar a la rabia, a lo injusto y aleatorio que son estas cosas, llegamos a un momento en el que tenemos que comenzar a enfrentar la situación y ver qué hacer con este diagnóstico (ojo que todas las etapas que escribo en pocas palabras son completamente necesarias y comprensibles; sobre todo, justificadas.)

Pero volviendo a la idea que me gustaría transmitir, es en ese momento; cuando ya podemos parar un poco y pensar en lo que está pasando, donde logramos decidir si nos vamos a poner en el lugar de víctimas de una enfermedad terrible, o vamos a ser protagonistas de esta experiencia; optando por hacernos cargo de lo que sí esta en nuestras manos para poder sobrellevar la situación de la mejor forma posible, sin permitir que el cáncer enferme todas las otras áreas de nuestras vidas.

Creo que la postura de víctima, sobre todo en un primer momento, es lo más natural y comprensible; hasta diría que es parte del proceso de duelo que se vive al asumir el diagnóstico, pero lo que nunca nos van a poder quitar, es la libertad de elegir con qué actitud vamos a vivir las cosas que nos pasan. El diagnóstico y la enfermedad no están en nuestras manos, pero sí está el cómo enfrentarlas.

Todas las mujeres que viven o han vivido la experiencia del cáncer de mama son víctimas de una enfermedad, que gracias a Dios y a la medicina, hoy tiene un tratamiento y un buen diagnóstico en la mayoría de los casos; y al mismo tiempo, son protagonistas de sus vidas y dueñas de la actitud con la cual le van a dar la batalla a la enfermedad. No digo con esto que la actitud tiene que ser siempre positiva, sino también ser protagonistas en el sufrimiento, y como dijo F. Nietszche:

“Lo verdaderamente indignante del sufrimiento no es el sufrimiento en sí, sino el sin sentido del sufrimiento.”

Cada quien puede dar un sentido a su diagnóstico y elegir vivir su enfermedad con una actitud que le dé sentido a lo que está sufriendo. Es por eso, que el mensaje que me gustaría transmitir, al igual que lo que la Javiera nos dejó tan claro con su ejemplo es:

“No dejen que la enfermedad invada toda sus vidas y todos los ámbitos de ella, sino que hagan de la enfermedad parte de su experiencia de vida y que ese sufrimiento tenga un sentido el cual con el tiempo comprenderemos. Que ese cáncer “valga la pena”.

Mucha fuerza a todas las que están pasando por esta enfermedad y no duden en pedir apoyo a sus redes o a algún profesional si es que se les está haciendo muy difícil ponerle actitud a la experiencia de enfermedad. Nadie dijo que fuera fácil, pero lo que sí les aseguro es que es posible.

5 1 vote
Article Rating

Deja un comentario

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Dr. Kenneth Fernández-Taylor
Dr. Kenneth Fernández-Taylor
16 days ago

Excelente articulo Cecilia!
Muy importante que toda persona que esté pasando por un diagnóstico de cáncer, sin no le es posible encontrar ese nuevo significado a su vida, debe de buscar ayuda con un profesional de psicología. Considero que el abordaje integrativo del cáncer siempre debe incluir el factor psicológico que es clave.

Una cita de Stanley Kubrick, «La misma falta de significado de la vida, fuerza al ser humano a encontrarle su propio significado».

Ya es difícil para muchas personas encontrarle su sentido o significado a la vida, no se diga si se padece un diagnóstico como el cáncer.

El cáncer puede llegar a ser una bendición que le llega a dar significado a la vida de muchas personas.

Ximena Roco
Ximena Roco
11 days ago

💕💕