TERAPIAS COMPLEMENTARIAS E INTEGRATIVAS EN CÁNCER DE MAMA

Entre un 43 – 67 % de todos los pacientes diagnosticados de cáncer, en algún momento de su proceso curativo va a recurrir al uso de terapias o prácticas no convencionales, generalmente lo realizarán en conjunto con la medicina tradicional, que es lo que se denomina medicina complementaria (MC), y algunas personas optan por seguir exclusivamente este camino lo que explica el nombre de medicina alternativa. Es decir, la primera es “al mismo tiempo que” y la segunda es “en lugar de”.

La MC incluye un amplio número de prácticas, alimentos, estilo de vida, productos naturales, entre otros.

La mayoría de las escuelas de medicina no incluye todavía en su curriculum información sobre MC por lo que hay una falta de conocimiento generalizado en cuánto a sus beneficios y, en algunos profesionales de la salud, persiste cierta actitud despectiva hacia estas prácticas lo que puede aumentar la sensación de desesperanza en las pacientes que sintonizan con esta opción.

En el año 2006, la Sociedad Europea de mastología publicó la recomendación del uso de terapias complementarias en pacientes afectadas de cáncer mamario y desde esa fecha han surgido varios estudios que buscan dar luz sobre cuáles de ellas tienen mayor efectividad en aliviar síntomas, mejorar el ánimo, prevenir la enfermedad, disminuir recurrencias o disminuir efectos adversos de quimio o radioterapia. Según NHIS, (2002 and 2007), un 75% de sobrevivientes de cáncer de mama usan algún tipo de MC.

Actualmente se ha adoptado el concepto de Oncología Integrativa y corresponde al uso coordinado de medicina convencional y prácticas complementarias basadas en evidencia científica, personalizado para cada persona según sus necesidades individuales. Incorpora, además, un sentido holístico en que considera intervenciones al paciente en su nivel físico, mental y espiritual/emocional en forma simultánea y coordinada. Cada día, los centros prestigiosos en terapia del cáncer han ido incorporando secciones con especialistas que ayudan en la aplicación de estas modalidades.

En los siguientes párrafos, resumiré parte de los conocimientos que se tienen actualmente en el uso de MC según estudios realizados por importantes centros especializados en el tema, principalmente en las guías redactadas por la Sociedad de Oncología Integrativa y la Sociedad Americana de Oncología Clínica (los enumeraré al final si deseas seguir explorando).

Para entender cómo se informan las recomendaciones, es necesario explicar que se revisan una extensa cantidad de trabajos científicos y según los resultados obtenidos, se llega a la escala de recomendación en donde A y B significa que hay fuerte o importante evidencia de que el objeto de estudio puede ser beneficioso. Grado C se refiere a que puede recomendarse en algunos casos específicos, pero no se ha demostrado que exista gran cambio (D y H significa que no son recomendables por lo que no las mencionaré y el grado I que no hay suficiente evidencia a favor o en contra).

Entonces, para cáncer de mama lo recomendado es lo siguiente:

Reducción de estrés/ansiedad:

  • Meditación (Grado A)
  • Musicoterapia (Grado B)
  • Terapia de manejo de estrés (Grado B)
  • YOGA (Grado B)
  • Acupuntura, masajes (Grado C)

Manejo de depresión/ alteraciones del ánimo:

  • Meditación (Grado A)
  • Intervenciones de relajación (Grado A)
  • Musicoterapia (Grado B)
  • YOGA (Grado B)
  • Terapia de masaje (Grado B para sobrevivientes de cáncer mamario)
  • Acupuntura, manejo de estrés y toque energético (Grado C)

Terapias para fatiga: no hay terapias catalogadas A/B, en C se encuentra:

  • Durante el tratamiento, Hipnosis y Ginseng
  • Después del tratamiento, acupuntura y yoga

Terapias para el dolor: no hay terapias catalogadas en grado A o B. En grado C están:

  • Dolor post quimioterapia: toque energético
  • Dolor post cirugía: musicoterapia e hipnosis

Terapias para náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia:

  • Acupresión (Grado B)
  • Electroacupuntura (Grado B)

Terapias para dermatitis aguda por radiación:

  • No existe ninguna medida local que haya mostrado beneficios hasta ahora

Terapias para síntomas vasomotores (se refiere a sudoración, bochornos, enrojecimientos, palpitaciones):

  • Acupuntura es la única con asociación positiva (Grado C)

Terapia para linfedema post tratamiento:

  • Drenaje manual linfático (Grado C)

Terapia para manejo trastorno del sueño no hay terapias catalogadas en grado A o B:

  • YOGA (Grado C)

Terapia para mejorar calidad de vida:

  • Meditación (Grado A)
  • YOGA (Grado B)
  • Acupuntura, manejo del estrés, qigong, reflexología (Grado C)

El ejercicio es ya ampliamente demostrado que ayuda en todos los aspectos del cáncer de mama lo mismo que mantener un peso ideal por lo que se recomiendan que ellos sean el punto de partida si se piensa en disminuir riesgos o al comenzar a enfrentar la enfermedad.

Terapias cuerpo – mente: se enfocan modular las relaciones entre cerebro, mente, cuerpo y conductas como vía para aportar en mejorar la salud. Puede utilizarse para disminuir ansiedad, depresión, rabia, miedo, resentimiento, etcétera. Se utilizan actualmente musicoterapia, meditación, reiki, hipnoterapia, yoga, tai chi, qigong, imaginería, técnicas de relajación, otros.

La alimentación y el uso de hierbas y bioactivos es otra extensa área que también influye en la enfermedad, pero al mismo tiempo, puede interactuar en forma negativa con el tratamiento quimioterápico por lo que es aconsejable que te asesores con un especialista certificado en ello y disfrutes solo de los beneficios y no de complicaciones.

_University of Texas M D Anderson Cancer Center’s Integrative Medicine Clinic

_National Research Center in Complementary and Alternative Medicine (NAFKAM)

_Society for Integrative Oncology (SIO)

_American Society of Clinical Oncology (ASCO)

0 0 vote
Article Rating

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments